Acceder a un puesto de trabajo según tu Facebook

facebook_en_espaol

Tu perfil en las redes sociales puede ayudarte o perjudicarte para lograr un puesto de trabajo.

Quien no haya googleado a alguien en  su vida que tire la primera piedra. Estamos acostumbrado a buscar en Google todo lo desconocido: un hotel que visitamos por primera vez, una empresa a la que acudimos para hacer una entrevista de trabajo, un nuevo amigo que  acabamos de conocer,… ¿Porque no lo van a hacer las empresas?

Cada vez más empresas buscan a sus candidatos empleados en las redes sociales, por lo que es importante tener muy clara cuál es nuestra imagen en la red para que no nos haga perder oportunidades.

A continuación mostramos una serie de pasos que todos debemos realizar:

  • Buscar nuestro nombre en Google. Seguro que en más de una ocasión lo hemos hecho solo por diversión, pues ahora debemos hacerlo prestando mucha atención a todo lo que se muestra en google con nuestro nombre. Podemos aparecer por diversos motivos, y no todos tienen porque ser profesionales.
  • Si tenemos perfil en Facebook, editar nuestra información y las restricciones de privacidad. Si hace un tiempo que creamos el perfil, es posible que el contenido que decidimos en ese momento para compartir con nuestros contactos no sea el que deseamos que conozca en este momento la empresa para la que hemos realizado una entrevista de trabajo, por lo que es el momento exacto para modificar esta información y adaptarla a la situación actual.
  • Facebook, y otras redes sociales, permiten elegir qué tipo de información o contenido se desea compartir que los distintos usuarios, a través de las restricciones de privacidad. Es muy posible que haya información que no desees mostrar en abierto y lo estés haciendo sin darte cuenta. Comprobarlo cuesta muy poco y te puede librar de más de un disgusto.
  • Si la información que se ofrece en los resultados de búsqueda es negativa o poco profesional, la mejor opción es generar contenido nuevo que ayude a “camuflar” peores resultados. Para ello recurriríamos a otras herramientas que hablaremos más adelante, como tener presencia en redes sociales profesionales o generar tu propia reputación online.

Esa expresión tan utilizada que dice “Lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal” no es la más adecuada cuando hablamos de buscar trabajo. Hay que controlar nuestra imagen en Internet.

Encuéntranos en Google+.