Aprender a ser feliz “Yo íntimo y yo manifestado”

felicidad

En éste artículo os vamos a hablar de la importancia de ser fieles a nuestra manera de ser, a nuestros sueños y deseos, y de cómo eso puede ser la clave también a la hora de buscar trabajo.

La psicología evolutiva nos habla de un desarrollo de la personalidad que tiene lugar desde que nacemos hasta la muerte, si bien lo más importante, lo que marca en su mayoría quién somos, acontece desde el nacimiento hasta el principio de la adultez.

Nuestra forma de ser, será fruto de variables de personalidad más o menos innatas, que van tomando forma al ritmo de las experiencias que nos van sucediendo, como si de barro se tratara.

¿Cómo llegamos a ser quienes somos? Es una pregunta compleja a la que nos gustará ir acercándonos artículo a artículo.

Hoy vamos a hablar de la importancia de vivir de acuerdo a nuestra personalidad, con la máxima COHERENCIA posible. Con sencillez y sin engaños. Y es que todos tenemos una manera de ser que nos define y que en general, conocemos, una serie de virtudes y defectos, luces y sombras que nos hacen particulares y con los que tenemos que hacer frente a la vida, en el trabajo y en sociedad. Si utilizamos todas nuestras armas, las que realmente tenemos para desenvolvernos con éxito, seguramente elegiremos los estudios que más fácilmente asimilamos, el trabajo en el que más podemos aportar, y los compañeros de vida con los que todo resulta fácil y divertido. Es lo lógico, lo más simple y una de las claves para alcanzar la felicidad, ya que permite vivir relajado, al menos, con uno mismo. “Este soy yo y esto te puedo dar, ¿te interesa?”

Entonces, ¿por qué nos empeñamos en reinventarnos? ¿Por qué fingimos ser otra persona para conquistar a alguien, o acceder a determinado puesto de trabajo? Cuanto más próximos estén nuestros “Yo íntimo” y “yo manifestado”, mayores garantías de ÉXITO en todos los ámbitos. Más cerca de la FELICIDAD. SÍ además de hacer frente a los problemas del día a día tenemos que fingir ser quién no somos, acabaremos como poco, muy, muy cansados. Y seguramente apesadumbrados.

Entonces, si es tan fácil, ¿por qué tantas personas fingen ser quien no son? Más extrovertidos, más alegres, más inteligentes, más moderados…

En el ámbito laboral, es fácil entender por qué podemos rehacer nuestro Cv anulando nuestros deseos profesionales en aras de un salario fijo… no hay que explicarlo.  Lo que tampoco hay que explicar es que si se consigue un trabajo que no encaja con nuestras cualidades y aptitudes reales, pronto nos sentiremos frustrados y encadenados. Reinventarse en lo profesional, debe ser por tanto un proceso en el que llevemos nuestras cualidades a su máximo esplendor, y minimicemos nuestros puntos débiles o hagamos de los mismos un valor. Un contravalor puede ser útil para según que momentos. La “parsimonia”, por ejemplo, podría ser valorada positivamente en un departamento Post-venta en el que las llamadas que se reciben suelen ser de clientes descontentos… que necesitan un poco de “calma”. Se trata entonces de hacer un ejercicio de autoanálisis y buscar cómo hacernos atractivos respondiendo a las necesidades del reclutador, sin que eso suponga renunciar a nosotros mismos. Habrá ocasiones en las que no habrá forma de casar perfil profesional y personal, y lo mas inteligente será descartar esa oferta de nuestros objetivos profesionales. El acierto ahí, será no optar de entrada. Para el resto de ofertas, reflexiona, piensa, y si necesitas ayuda para encontrar ese nuevo enfoque, contacta con un consultor especializado.

Nuestra recomendación es SÉ SIEMPRE FIEL A TI MISMO porque eso hará las cosas, sólo, lo difíciles que ya son, pero no más.  😉

 

Encuéntranos en Google+.