Cambio en el perfil del opositor

La crisis ha cambiado el perfil del alumno que oposita, ya que antes se iba más por vocación o por obligación, y actualmente se hace como una “apuesta segura por trabajar en la administración”.

El escalón de edad entre 35 y 45 años es en el que más se ha incrementado, aunque la mayor parte la representa el colectivo entre 21 y 30 años, que supone un 39 por ciento del total, y es que muchas personas, ante la incertidumbre de encontrar un empleo privado al salir de la universidad se dedica a opositar directamente.

Las convocatorias con mayor demanda son las ramas de auxiliares administrativos y  Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que requieren menos titulación, ya que el paro afecta más a las personas sin estudios universitarios.

Encuéntranos en Google+.